Fronteras de Posibilidades de Produccion en Latioamérica

El denominado “cambio de época” ha sido uno de los temas más recurrentes en los análisis geopolíticos y económicos que se han hecho últimamente con respecto a América Latina. Pese al triunfo electoral del candidato oficialista Lenin Moreno en Ecuador- que garantiza la continuidad del modelo iniciado por Rafael Correa- y de que a Evo Morales todavía le quedan  2 años de mandato antes de enfrentar unas nuevas elecciones presidenciales en Bolivia, para el sector progresista de la región, la destitución de Dilma Rousseff en Brasil y el triunfo Mauricio Macri en Argentina supusieron dos golpes sumamente difíciles de remontar.

A esa  desazón se le suma la delicada situación sociopolítica en Venezuela que amenaza constantemente con derribar del poder al chavismo, encarnado en la figura del presidente Nicolás Maduro. El debilitamiento del Mercosur, que apartó a Venezuela y hoy se concentra en llegar a un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea tampoco ayudan a calmar los ánimos de este sector político.

Con este giro neoliberal, a muchos economistas les preocupa que se genere un retroceso en las Fronteras de Posibilidades de Produccion de cada país. El proceso de des-industrialización para volcarse a economías productoras de materias primas es uno de los grandes temores del progresismo en la región.